Si hace poco que has comprado un pastor alemán en Tarragona y se trata de tu primer perro, lo más probable es que cada día te surjan una gran cantidad de dudas sobre su crianza. Cómo alimentarlo correctamente, cada cuánto tiempo bañarlo o qué tipo de ejercicios son recomendables, serán algunas de las muchas preguntas que te estarás planteando. Pues bien, hoy queremos aprovechar estas líneas para recordarte que no es aconsejable que un cachorro realice ejercicio físico agresivo o extenuante. Sin embargo, ¿sabías que puedes realizar ejercicios que le ayuden a ejercitar su mente? A continuación te contamos por qué es importante esta estimulación y algunas formas de llevarla a cabo mediante actividades, puzles, juegos… Toma nota para que tu cachorro crezca con una mente despierta y curiosa.

Los cachorros de perro, da igual cuál sea su raza, parece que están siempre cansados y solo piensan en dormir. Si te paras a pensarlo, esto no es tan diferente a lo que les ocurre a los bebés cuya vida, durante los primeros meses, se basa prácticamente en comer y dormir. De todas formas, en el tiempo en el que un cachorro permanece depierto se pueden realizar juegos que estimulen y desarrollen su inteligencia. Someterlo a mucha actividad física puede no ser adecuado ya que su cuerpo aún es muy débil y pequeño y se encuentra en pleno desarrollo tanto óseo como muscular. Sin embargo, sí es el momento de realizar otro tipo de ejercicios que pueden ayudarle a estimular su mente y desarrollar positivamente su inteligencia.

Puzles para cachorros

La dinámica de estos puzles consiste en esconder golosinas o comida canina para que el cachorro la encuentre. Para ello, debe buscar, mover piezas, levantar compartimentos y cambiar la posición de las partes ayudándose de sus patas o su hocico. Este tipo de juego, además de resultar muy ameno para darle el alimento, permiten que el perro agudice su ingenio y desarrolle su mente mientras busca la comida entre las piezas del puzle.

Ejercicio “mantener la boca blanda”

Está orientado a que el cachorro aprenda a controlar la presión de la mordida. Cuando el perro es un cachorro no es consciente de que sus mordiscos pueden resultar muy dañinos, de ahí que tenga que ir aprendiendo poco a poco a saber la fuerza que puede emplear según lo que esté mordiendo. Y para ello, este ejercicio de mantener la boca blanda resulta muy útil. Consiste en dejarle morder nuestra mano hasta el nivel en el que comienza a hacernos daño. En ese momento hay que recurrir a una señal (no!, vale!, ay!) que le permita saber que hasta ahí puede llegar. Poco a poco, el cachorro aprenderá que ese es el nivel en el que tiene que dejar de apretar a la vez que su mente va aprendiendo a procesar señales. Además, este juego permite que el cachorro aprenda a jugar “con la boca blanda” para que no haga daño a las personas que le rodean.

Rastreos para su mente

Los juegos para estimular la mente del perro pueden ser muy variados como los ejercicios de rastreo. Por ejemplo, para estimular al cachorro se puede tomar tres cubiletes boca abajo y esconder comida solo debajo de uno de ellos. El cachorro debe adivinar cuál contiene el alimento y señalarlo con la pata o colocarse frente a él. Pero es importante que el premio para el cachorro no sea la comida que hay debajo del cubilete, mejor ofrecerle otra reservada para él, ya que de lo contrario, podría confundirse.

¿Qué te parecen estos ejercicios para estimular la mente del cachorro? En Tres Pirañas recurrimos a muchos otros trucos que ayudan a estimular a los perros, mejorar su actitud y adiestrar su comportamiento. Si vienes a comprar un pastor alemán en Tarragona a nuestro criadero, te contaremos algunos juegos que pueden resultar muy prácticos mientras está creciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *